es

FAQ

Odontología

Peróxido de hidrogeno a 25%:

  • Pacientes jóvenes.
  • Dientes que no están muy obscurecidos.
  • Dientes con trincas en el esmalte.
  • Dientes con retracción y desgastes inciciales y cervicales.
  • Pacientes que usaron aparato de ortodoncia e hicieron Slaice en los dientes.
  • Pacientes que presentan sensibilidad.
  • Pacientes que hacen uso de colutorio. Ej.: Listerine, Plax, etc.
  • Cuando se necesite de la 2ª sesión de clareamento y el paciente presentó sensibilidad en la 1ª sesión, o cuando no fuera dado un plazo entre las 2 sesiones de mínimo 7 días.

Peróxido de hidrogeno a 35%:

  • Pacientes insatisfechos con el color original de sus dientes.
  • Dientes obscurecidos por la edad.
  • Dientes manchados por tetraciclina.
  • Dientes manchados por cigarro, té, café, etc.
  • Dacientes que no presentan sensibilidad.
  • Dientes no vitales.

Si, a pesar de que los dos poseen la misma función, ellos actúan de forma diferente: el flúor ocluye los tubulos dentinarios, impidiendo la llegada de fluidos a la pulpa, en cuanto el nitrato de potasio posee efecto analgésico sobre las fibras nerviosas, no permitiendo que ellas se re polaricen, disminuyendo de esa forma la sensibilidad.

Entre 15 e 17 años. Es importante que el profesional saque una radiografía para evaluación clínica y constate que la risogenesis de los dientes a ser clareados ya esté concluida.

La duración del clareamento dental dependerá de factores tales como: hábitos alimentares y orales, uso de medicamentos, colutorios o drogas y calidad de la higiene oral, etc.

Es importante que haya un acompañamiento de ese paciente, y cuando necesario hacer un clareamento para manutención a cada 1 o 2 años impidiendo la regresión del color.

No. Los LEDs asociados al láser de diodo en el clareamento emiten un tipo de radiación luminosa que al ser absorbida por el agente clareador a base de peróxido de hidrogeno de coloración roja, resultará en efectos foto-químicos y foto-térmicos, teniendo como objetivo las moléculas obscurecidas, potencializando el proceso del clareamento dental. Este mecanismo genera un aumento mínimo de temperatura sin daño al tejido pulpar, pues calientan el gel y no la estructura dental.

El gel deberá permanecer entre las activaciones de la luz y el descanso del gel, entre mínimo de 10 minutos y máximo de 15 minutos, porque el suceso del tratamiento dependerá de la potencialidad del agente clareador al penetrar hasta los pigmentos obscurecidos y allí permanecer tiempo suficiente para oxidar estos pigmentos, quebrando las cadenas moleculares. No es aconsejable dejar por más tiempo, evitando de esa forma una posible sensibilidad dental.

Seguir correctamente el paso a paso del clareamento dental y atender a algunas recomendaciones:

  • Hacer una buena anamnesia, con historia médica y odontológica.
  • Hacer un examen clínico completo, verificando carie, retracciones, desgaste, restauraciones con infiltración.
  • Utilizar el gel clareador adecuado: de color rojo, con pH neutro 7.0, que sea más absorbente en la extensión de la onda empleado en el equipo utilizado.
  • El equipo utilizado deberá tener una intensidad de luz adecuada.
  • Seguir el protocolo preconizado por el fabricante.
  • Estar atento a la expectativa del paciente y del profesional.

Si el manchado fuera de grado I y grado II, el resultado será satisfactorio, para eso será establecido un protocolo con mayor número de sesiones de clareamento en el consultorio odontológico.

Si el manchado fuera grado III, se recomienda la asociación de clareamento foto activado y el clareamento casero.

Si el manchado fuera grado IV, el pronóstico será desfavorable.

Primeramente se debe hacer el clareamento foto activado. Durante el clareamento dental estas manchas de fluorosis deberán ser protegidas (cubiertas) por la propia barrera gengival.

Infelizmente el clareamento no resuelve el problema, solamente irá a amenizar esas manchas, clareando los dientes. Después el clareamento dental es recomendado el uso de micro abrasión, cuando necesario.

Si. Desde que sea hecho el clareamento foto activado. El clareamento casero está contra indicado.

Es recomendado aguardar mínimo 7 días, mas lo ideal es 14 días, para aguardar la liberación total del oxigeno y prevenir la caída de restauraciones en resina.

No siempre será necesario cambiarlas. Debemos apenas dar un buen pulimento en ellas algunos días después del término del clareamento dental.

Es recomendado que se hagan máximo 4 sesiones, esperando un intervalo mínimo de 7 días (1 semana) entre esas sesiones. Esa espera es recomendada porque, con el decorrer del tratamiento clareador, el proceso sufre disminución en la posibilidad del proceso de clareamento, obteniendo el punto óptimo de clareamento, denominado punto de saturación, en el cual a partir de él pueden ocurrir alteraciones estructurales del esmalte y dentina, inclusive presentando disminución de la micro dureza del esmalte. El clínico debe saber cuando está delante de este punto para cesar el clareamento dental.

Las respuestas para cada paciente son bastante diversificadas, dependiendo del nivel de penetración del agente clareador a través del esmalte y dentina, pudiendo estar relacionado también a la perdida excesiva de la espesura o a la presencia de trincas en el esmalte, a la exposición cervical de dentina o debido a lesiones de abfración, erosión y abrasión o mismo debido a la propia anatomía de la junción ce cemento-esmalte, que presenta dentina expuesta.

También interfiere en la sensibilidad:

  • pH del agente clareador.
  • Dosis elevadas de energía, sin establecimiento de intervalos entre ellas.
  • Presión hidráulica del agente clareador sobre los tubulos dentinarios expuestos.
  • Edad del paciente.
  • Hábitos de ingestión de bebidas y alimentos con pH ácido. Ex.: coca-cola, guaraná, naranja, limón, manzana, tomate, etc.
  • Slice ortodóncico.
  • Presencia de caries o restauraciones con infiltración.
  • Uso de colutorios. Ej.: Listerina, Plax, etc.
  • Pacientes con sensibilidad espontánea.

En estos casos se recomienda utilizar el peróxido de hidrogeno a 25% o hacer solamente 2 aplicaciones de gel a 35% y realizar el clareamento dental en más de una sesión (día de aplicación).

Después del dental, hacer aplicación de láser terapéutico en los dientes con sensibilidad.

El uso del des sensibilizante podrá ser aplicado con terciopelo, después de la láser terapia, tomando cuidado en no calentar el diente y dejar trabajar por 2 minutos sobre la superficie dental.

Cuando sea necesario prescribir analgésico vía oral.

Si. Desde que sea hecho el clareamento foto-activado. El clareamento casero está contra indicado.

El agente clareador utilizado para el clareamento dental realizado en el consultorio odontológico es un gel de Peróxido de Hidrogeno, y puede ser encontrado en concentraciones de 25% e 35%.

DMC desenvolvió un gel denominado Lase Peroxide (25% o 35%) que posee 2 soluciones (Peróxido de Hidrogeno y Espesante) que deben ser mezclados en la proporción de 3 gotas do peróxido de hidrogeno para 1 gota de espesante. Esta proporción da al gel una consistencia viscosa, evitando el drenaje del gel para los tejidos bucales.

El peróxido de hidrogeno, a través de su descomposición química, libera radicales libres (oxigeno singlete principalmente) para el diente, promoviendo la quiebra de las moléculas de pigmento encontradas en los dientes. Esta reacción química puede ser acelerada a través de luz e/o calor. El método preferencial es la utilización de luces para acelerar esta reacción.

El gel cuando irradiado con luces, altera su color, indicando que la reacción química está ocurriendo. Los gels clareadores son también responsables por absorber las luces emitidas por los equipamientos, impidiendo que el diente reciba toda la luz emitida. Así, el gel tiene una función de proteger el diente de la irradiación directa. El gel permite el pasaje de cerca de 30% de las luces emitidas. Vale recordar que el gel, después de la alteración de color, debe permanecer con una coloración que continúe absorbiendo luz. El gel desenvuelto por DMC altera de morado para anaranjado, o sea, continua absorbiendo las luces.

Los procedimientos previos al clareamento dental son fundamentales para el suceso del tratamiento.

Después de la anamnesia específica, el examen clínico y radiográfico, la profilaxis es un ítem importantísimo para el clareamento dental.

En casos que hay necesidad de raspadura ante e/o sub gengival, estos procedimientos deben ser realizados en sesiones previas a la sesión del clareamento. Estos procedimientos de raspadura pueden provocar exposición dentinaria, trauma gengival, que pueden desencadenar un proceso inflamatorio, mismo que blando, y así estar envuelto con la sensibilidad dental.

En la sesión de clareamento, la profilaxis de los dientes debe ser realizada inmediatamente antes del clareamento. Los materiales indicados para la profilaxis son: Piedra Pomes, agua y escoba de Robinson (o taza de goma). No debemos en este momento realizar la profilaxis con chorro de bicarbonato de sodio, pues el es un neutralizador del peróxido de hidrogeno (Gel Clareador Lase Peroxide Sensy, concentración de 35% o 25%).

Si hubiera necesidad de una profilaxis previa con chorro de bicarbonato, ella deberá ser realizada en la sesión anterior, cerca de 1 semana antes de la sesión de clareamento. Lo que no excluye la profilaxis con Piedra Pomes inmediatamente antes del clareamento.

Antes de iniciar la foto activación del gel clareador, realice:

  • La separación de los labios del paciente con un separador labial de su preferencia (sugerimos el separador que tenga el posicionador de lengua).
  • La profilaxis con Piedra Pomes y agua.
  • La colocación de la barrera gengival y su foto polimerización con LED.
  • La protección de la mucosa labial y de fondo de surco con vaselina o un protector labial de su preferencia.
  • La manipulación y aplicación del gel clareador en las dos arcadas.

La foto activación del gel dependerá del equipo que posee. A seguir, se encuentran los protocolos de activación del gel clareador para cada tipo de equipo DMC:

Whitening Lase:

  • Foto active el gel por 3 minutos cubriendo las dos arcadas.
  • Deje el gel en contacto con el diente, sin activar, por 2 minutos.
  • Foto active el gel por 3 minutos más.
  • Remueva el exceso de gel primeramente con un aspirador y después con una gasa húmeda.
  • Reaplique el gel.
  • Repetir este proceso por dos veces más.

Whitening Lase Light:

  • Foto active el gel durante 6 minutos de manera de intercalar la arcada superior e inferior de 1 en 1 minuto entre las arcadas – deje el gel en contacto con el diente, sin activar, durante 2 minutos.
  • Remueva el exceso de gel primeramente con un aspirador y después con una gasa húmeda.
  • Reaplique el gel.
  • Repita este proceso por dos veces más.

Whitening Lase II:

  • Foto active el gel durante 6 minutos de manera a intercalar en la arcada superior e inferior de 1 en 1 minuto entre las arcadas – deje el gel en contacto con el diente, sin activar, durante 2 minutos.
  • Remueva el exceso de gel primeramente con un aspirador y después con una gasa húmeda.
  • Reaplique el gel.
  • Repita este proceso por dos veces más.

Ultra Blue IV:

  • Visualmente divida la arcada del paciente en tres sectores: central, derecho e izquierdo.
  • Foto active cada sector durante 3 minutos.
  • Deje el gel en contacto con el diente, sin activar, durante 2 minutos.
  • Remueva el exceso de gel primeramente con un aspirador y después con una gasa húmeda.
  • Reaplique el gel.
  • Repita este proceso por dos veces más.

No. Las resinas compuestas son constituidas de monómeros y cargas vítreas, mas son esas partículas vítreas que influyen en el tiempo de foto activación, debido a los diferentes mecanismos de interacción con la luz emitida por el foto polimerizador. Resinas nanoparticuladas y microparticuladas necesitan de un tiempo mayor de activación (40s) del que composites de los tipos híbrida y micro híbrida (20s).

Si. La mayor opacidad dificulta la penetración de la energía luminosa en profundidad, y de esta forma, un tiempo de foto activación mayor o una alta intensidad luminosa son esenciales para la adecuada Foto polimerización. Colores de dentina o colores opacos necesitan generalmente de 40s de foto activación, en cuanto que colores de esmalte generalmente 20s.

La intensidad de luz puede ser entendida como la cantidad de fotones (unidad de energía luminosa) que es medida en la punta óptica del foto polimerizador. La potencia óptica generada por el aparato es dada en miliWatt. Cuanto más potencia – fotones (mW) por unidad de área (cm²) es emitida a través de la punta de fibra óptica, mayor será a su intensidad de luz o irradiancia (mW/cm²).

Sin duda que la intensidad de luz es importante, por lo tanto, tan o más importante que esta, es la calidad de la energía luminosa emitida por el aparato. La calidad del cierre de luz azul es esencial para que los materiales resinosos alcancen sus propiedades ideales al final de la Fotopolimerización

La calidad de luz está relacionada con las longitudes de onda (nanómetros – nm) emitidos por el foto polimerizador, que van a determinar el tono de azul del cierre luminoso. El endurecimiento de un material solo ocurre si la luz del aparato es absorbida por substancias foto iniciadoras presentes en adhesivos, resinas y cementos. Al absorber la luz azul, los foto iniciadores van a generar los radicales libres que iniciaran el proceso de polimerización. Por lo tanto, cuanto mayor la pureza de la luz azul generada (calidad) más eficiente se torna la Foto polimerización.

Es importante mencionar que, a pesar que de la grande mayoría de las resinas y cementos utilicen un foto iniciador llamado canforquinona, quien tiene el pico de absorción en 470nm (nanómetros), existen algunos otros tipos de foto iniciadores que tienen picos de absorción más bajos (entre 415 e 425 nm). Apenas unos pocos foto polimerizadores que utilizan tecnología LED, son capaces de polimerizar esas resinas y cementos, y son aparatos importados y de elevado costo.

Las lesiones oculares que se manifiestan varían de acuerdo con la extensión de la onda de luz del láser. Los láser rojos e infrarrojos utilizados en la fototerapia pueden causar los siguientes efectos:

Luz visible, de 400 a 780nm (el láser rojo utilizado tiene extensión de onda aproximada de 685nm): la retina sufre lesiones de naturaleza térmica y fotoquímica, ya que todos los demás elementos del globo ocular son transparentes para estos hazes.

Rayos infrarrojos A, de 780 a 1.400nm (el láser infrarrojo utilizado tiene extensión de onda aproximada de 830nm): estas extensiones de onda son las más peligrosas para el ojo, que no percibe los hazes de esta extensión, mas los focaliza sobre la retina, en la cual provocan quemaduras graves y lesiones fotoquímicas de la retina. Además de eso, parte de estos hazes es absorbida por el cristalino, llevando a la turbación del mismo, esto es, a la catarata.

Esto quiere decir que nunca podemos mirar directamente para el haz láser siendo indispensable la utilización do lentes de protección por el paciente, operador y auxiliar.

Para el tratamiento de la sensibilidad después del clareamento se utiliza el láser infrarrojo.

Esta extensión de onda es invisible a los ojos humanos. Nuestra retina es capaz de captar luminosidad que tenga extensiones de onda entre 480 a 700 nm en el espectro electromagnético y los láser infrarrojos poseen extensiones de onda sobre 700 nm. Los láser infrarrojos de DMC poseen extensiones de onda de 808 e 835 nm.

Para que tenga seguridad si el láser está siendo aplicado o no basta prestar atención en los bips emitidos por el equipo o acompañar el recuento de segundos en el display del equipo. En el caso de Flash Lase, que no posee display, se debe prestar atención en la luz en el cuerpo del equipo que permanece parpadeando en cuanto el láser está siendo emitido.

En el interior de la punta metálica pasa una fibra óptica responsable por transmitir el láser producido dentro del equipo para la extremidad del equipo. Es posible visualizarla mirando frontalmente para la puntera. En el caso del Flash Lase y del Whitening Lase II las fibras correspondientes al láser rojo e infrarrojo están juntas en la misma punta.

Para que extremidad de la fibra no sea damnificada (que podría causar una dispersión de eje láser no dejándolo colimado) o para evitar que entren residuos de saliva o sangre dentro de la puntera metálica (principalmente en los equipos donde las dos fibras ópticas, una del infrarrojo y la otra del rojo, en la misma puntera) se debe utilizar un film plástico, que debe ser adaptado primero en la extremidad de la punta y después cubrir todo el asta de la punta como muestran las figuras 1 y 2:

El film plástico colocado yuxtapuesto a la extremidad de la puntera no interfiere en la densidad de energía emitida por el equipo. Antes de la colocación del film plástico se puede hacer limpieza con alcohol 70% en toda la puntera.