es

Aplicaciones de protocolo ilustradas de Nupen donde encontrará información como longitud de onda, fluencia y dosis de láser, puntos de aplicación, dosis y consejos

Preguntas frecuentes

Cuando usemos la palabra dosis en el manual de DMC, notará que la palabra «energía» estará entre paréntesis. La dosis a la que nos referimos es la cantidad de julios (energía) depositados en el tejido. Por ejemplo, utilizamos entre 0,5 y 2 julios para procesos de curación de tejidos blandos.
La fluencia, por otro lado, es la cantidad de energía depositada en un área determinada, que por convención es el área de la sección transversal del rayo láser cuando la aplicamos de manera oportuna. En el ejemplo citado anteriormente, la fluencia estaría entre 15 y 50 J / cm².
Cuando deseamos utilizar la terapia con láser en función de las características del paciente, debemos reducir la dosis o la fluidez, porque ambos parámetros están interconectados. Disminuir la dosis disminuirá automáticamente la fluidez. Del mismo modo, el tiempo de irradiación disminuirá en la misma proporción.
Para facilitar su uso y tener en cuenta que la pantalla más destacada en la pantalla del equipo es la dosis (J), puede usar este parámetro para ajustar al paciente.

El tratamiento de parestesia láser de bajo nivel tiene los siguientes objetivos:

1. Acelerar la regeneración nerviosa;
2. Estimular la inervación contralateral haciendo que los nervios adyacentes desempeñen el papel del nervio cortado;
3. Biomodula la respuesta nerviosa llevando el umbral del potencial de acción a la normalidad.

Como existe neuropatía, es decir, las células nerviosas tienden a acostumbrarse a ciertos estímulos, el tratamiento recomendado por Nupen es aplicar la dosis gradualmente. Inicialmente utilizamos una dosis baja (1 a 2 J) por punto en las primeras tres sesiones; en las siguientes tres sesiones usamos de 2 a 3 J por punto y en las otras tres sesiones de 3 a 4 J (1 J aumenta cada 3 sesiones). La decisión de usar las dosis mínimas o máximas descritas dependerá del momento de la parestesia (dosis intermedias más recientes, pacientes inmunodeprimidos, ancianos y niños, usamos las dosis más bajas y las dosis más altas que usamos para la mayoría de los pacientes, adultos normales.
Para calcular el tiempo de aplicación, simplemente seleccione en su equipo la dosis que se utilizará en J, le dará el tiempo de aplicación puntual. Es importante recordar que utilizamos el modo de irradiación puntual tocando el equipo con el tejido objetivo. Además, es importante tomar nota de la mejoría del paciente, preguntando a cada paciente el porcentaje de mejoría y las diferentes sensaciones experimentadas, como punción, hormigueo e incluso dolor. En este último caso, se recomienda disminuir la dosis. Los dos primeros síntomas informados generalmente indican una evolución positiva. La frecuencia de la aplicación puede ser cada 48 horas (resultados más rápidos), cada 72 horas o una vez por semana, dependiendo de la disponibilidad de su paciente.

Las lesiones herpéticas tienen 3 etapas distintas de manifestación y debemos identificarlas clínicamente antes de usar la terapia con láser correctamente. La siguiente es una descripción de las 3 fases y la dosimetría recomendada.

– Fase prodrómica: picazón, calor y enrojecimiento en la región. La manifestación se observa ante variaciones hormonales (fase menstrual), situaciones de estrés, temblores emocionales, baja resistencia inmune (resfriados, por ejemplo) y exposición excesiva al sol.
DOSIMETRÍA: láser infrarrojo con la dosis de 3 J en 2 o 3 puntos en la región.

– Fase vesicular (vesículas pequeñas, dolor e hinchazón en la región): en esta fase, el virus del herpes puede transmitirse por contacto directo con el líquido vesicular. Se debe evitar la autocontaminación en otras partes del cuerpo, utilizando toallas y platos individuales hasta el final de esta fase.
DOSIMETRÍA: técnica de drenaje Almeida-Lopes mediante irradiación con láser sobre la cadena linfática responsable de la región afectada y alrededor de la lesión. El láser utilizado es infrarrojo con la dosis de 3 J.

– Fase de curación de la lesión (fase de la corteza): en esta fase, el paciente ya no informa dolor, sino que se siente incómodo con la herida que tarda mucho en sanar por completo.
DOSIMETRÍA: dosis láser roja de 1 J, 2 J o 3 J puntos en la lesión dependiendo de la extensión de la lesión, diariamente hasta la curación completa.

La terapia con láser en la hipersensibilidad a la dentina actúa de dos maneras:
1. Promover la analgesia inmediata, informada por el paciente inmediatamente después de la aplicación;
2. Estimular la formación de dentina reparadora a medio y largo plazo.

Antes de comenzar la terapia con láser, se recomienda verificar la causa de la hipersensibilidad. Entre los más comunes se encuentran: raspado de raíz, sensibilidad después del ajuste oclusal de rutina, exposición de los túbulos dentinarios y corte de extensiones odontoblásticas después de una preparación de la cavidad, retracción gingival (debido a la fuerza de cepillado excesiva, bruxismo, alimentación excesiva de ácido, etc.), entre otros. .

Protocolo para la analgesia inmediata: la aplicación siempre debe realizarse con la punta del láser perpendicular al diente o la región apical. El láser infrarrojo a dosis de 3 J se usa preferiblemente cuando se elige una sola aplicación como tratamiento, por ejemplo en hipersensibilidad posterior al blanqueamiento. Según el paciente, el clínico puede elegir una de las modalidades terapéuticas que se proponen a continuación:

1: La aplicación se puede hacer 2 puntos por diente: un punto en el cuello uterino y otro en la región apical del diente, dosis de 3 J por punto (indicado para molares);
2: Aplique 2 puntos en el cuello uterino (uno bucal / palatal / lingual) y un punto en la región apical, dosis de 2 J por punto (dientes robustos con muchas restauraciones);
3: Aplique 1 punto a la región cervical o apical a una dosis de 2 J por punto (indicado para dientes uniradiculares, en situaciones en las que se ven afectados varios dientes, o en caso de dolor después de la activación ortodóncica).

Protocolo para la producción de dentina reparadora (analgesia a medio plazo): la aplicación siempre debe hacerse con la punta del láser perpendicular al diente o la región apical. Preferiblemente se usa el láser rojo a dosis entre 1 y 2 J por punto. Según el paciente, el clínico puede elegir una de las modalidades terapéuticas que se proponen a continuación:

La analgesia local inmediata puede ser el parámetro clínico que indica que la dosimetría para ese paciente es correcta. Por lo tanto, si el paciente no informa de analgesia inmediata después de la primera irradiación, puede estar repitiendo la aplicación. Pero tenga en cuenta que la repetición excesiva puede inhibir los procesos de bioestimulación reparadora de la dentina, a pesar de causar analgesia inmediata. Por lo tanto, se recomienda precaución. Repita solo dos veces y explique al paciente que el efecto vendrá en el mediano a largo plazo.

1: La aplicación se puede hacer 2 puntos por diente: un punto en el cuello uterino y otro en la región apical del diente, dosis de 1 J por punto (indicado para molares);
2: aplique 2 puntos en el cuello uterino (uno bucal / palatino / lingual) y un punto en la región apical, 1 dosis de J por mancha (dientes robustos con muchas restauraciones);
3: Aplique 1 punto a la región cervical o apical a una dosis de 2 J por punto (indicado para dientes uniradiculares, en situaciones en las que se ven afectados varios dientes, o en caso de dolor después de la activación ortodóncica).

Repita este protocolo cada 72 horas durante dos semanas. Es decir: dos veces por semana durante dos semanas.

La técnica de drenaje linfático láser de baja potencia, desarrollada y publicada por Profa. La Dra. Luciana Almeida-Lopes, consiste en irradiación con láser en las principales cadenas de ganglios linfáticos responsables del drenaje de la cabeza y el cuello. El objetivo es reducir el edema en el postoperatorio, los procedimientos dentales postoperatorios, las vesículas herpéticas, etc. activando el drenaje linfático de la región afectada por este edema.

Protocolo: aplicación de 2 puntos en cada cadena de ganglios linfáticos – preauricular, yugulo-digástrico, submandibular y submental – en el lado afectado (derecho y / o izquierdo), con láser infrarrojo y dosis entre 2 J y 3 J de energía por punto. ) La frecuencia de aplicación puede variar de 2 a 3 veces por semana hasta que se reduzca el edema regional.

Las fuentes de luz LED y láser utilizadas para el blanqueamiento dental se dirigen a la boca del paciente, sin poder penetrar o alcanzar la región uterina del operador. La luz láser emitida por el equipo tiene la capacidad de penetrar en los tejidos orales alrededor de 1 cm. Por lo tanto, no se propagan en el cuerpo del paciente o en el medio ambiente.
Por lo tanto, las profesionales embarazadas pueden realizar el blanqueamiento teniendo cuidado de no dirigir las luces a la región abdominal directamente en el primer trimestre del embarazo.

El láser de baja potencia actúa sobre la mucositis oral como un agente antiinflamatorio, analgésico y curativo local, ayudando a sanar las lesiones orales y mejorando el flujo salival del paciente, además de activar la inmunidad local del paciente.
Para el paciente, esto significa una mejor calidad de vida, ya que los pacientes con mucositis oral tienen una gran dificultad para comer, tragar y limpiar la cavidad oral. En este sentido, garantizar al paciente la posibilidad de poder comer adecuadamente, mejora su estado general, fundamental para el éxito del tratamiento médico en el que se encuentra.

Actualmente existen protocolos preventivos, para ser aplicados previamente es la instalación de mucositis y existen protocolos para la mucositis ya establecida.

Protocolo (tratamiento preventivo):

1 Tratamiento preventivo: comience el tratamiento junto con sesiones de quimioterapia / radioterapia. Es un tratamiento preventivo ya que no se espera la formación de mucositis en el cuarto o quinto día del tratamiento antineoplásico, el objetivo es evitar que aparezcan lesiones o disminuir su intensidad. Las aplicaciones pueden ser diarias (5 veces por semana) o según la disponibilidad del paciente.
2 Regiones de aplicación: la aplicación debe realizarse en las 8 regiones descritas a continuación y el número de puntos en cada una dependerá de la densidad de energía aplicada: mucosa yugal derecha e izquierda, paladar, labio inferior, labio superior, dorso lingual y lateral. de la lengua y el piso vestibular. No se debe realizar irradiación en el sitio de la biopsia o donde se localizó la lesión tumoral y se debe dar un margen de seguridad para la aplicación de láser a 2 cm del sitio de la lesión. En pacientes con dolor al tragar, se puede realizar una aplicación extraoral en el cuello, excepto en pacientes con un tumor en esta región.
Energía por punto: aproximadamente 1 J por punto
Número de puntos: aplique 3 puntos por región

PROTOCOLO (mucositis clínica)

1 Tratamiento de la mucositis instalada: aplicaciones diarias o según la disponibilidad del paciente hasta la finalización de la quimioterapia o radioterapia. Algunos médicos continúan esta aplicación por unos días más.

* Si la mucositis es bastante intensa o cubre un área grande, dé preferencia a la dosis más baja que se aplica en más puntos.

El objetivo de la irradiación con láser para el tratamiento de la xerostomía es estimular a las glándulas para que realicen su función normal (o casi normal) incluso en situaciones adversas, como la radioterapia, el síndrome de Sjögren y el uso de algunos medicamentos, que promover cambios en este tejido

El protocolo de terapia con láser para casos de xerostomía es:
• láser infrarrojo;
• Densidad de energía: 2 J, 100 mW, modo continuo;
• Realizar 2 puntos en cada región correspondientes a la ubicación de las glándulas salivales principales: sublingual, submandibular y parótida;
• Aplicaciones de 48/48 ho 72/72 h.

Frecuencia y duración del tratamiento: las sesiones se pueden realizar durante 48/48 horas o 72/72 horas con un mínimo de 5 sesiones. Si el caso es una xerostomía causada por radioterapia, es ideal que la terapia con láser se realice mientras el paciente se somete a radioterapia que caracteriza el tratamiento preventivo del láser. En este caso, las aplicaciones pueden ser diarias o de acuerdo con la frecuencia de las sesiones de radioterapia hasta el final del tratamiento antineoplásico.

La terapia con láser aplicada a las disfunciones de la ATM tiene acción analgésica, antiinflamatoria, relajante muscular y ayuda a reparar las fibras nerviosas traumatizadas. Los pacientes con trismo (de origen mixto) o en tratamiento con TMD están indicados para el tratamiento con terapia con láser.
La aplicación del láser debe realizarse en 5 puntos sobre la región de la articulación: 1 punto sobre el cóndilo, 3 puntos: uno 1 cm por delante, otro 1 cm por encima y otro 1 cm por debajo del cóndilo y el quinto punto dentro del cóndilo. oreja externa hacia el cóndilo. Además, si hay dolor muscular, se deben palpar los músculos relacionados con la masticación y se deben irradiar los puntos de dolor (puntos gatillo).
La energía recomendada por punto es 3 J.
Se recomienda la irradiación en ambas ATM utilizando el láser infrarrojo (invisible), con aplicaciones cada 72 horas mientras persistan los síntomas.
El uso del láser no elimina la necesidad de rehabilitación oral si los pacientes necesitan un tratamiento más complejo. Por lo tanto, lo ideal es asociar la técnica convencional (placas miorrelajantes, ajuste oclusal, etc.) con el láser.

El protocolo de aplicación láser prevé la limpieza y el secado previos de la superficie (intra o extraoral). Esto mejora la penetración del láser debido a una menor reflexión de la luz, que ocurre en mayor grado cuando la superficie contiene agua (el agua refleja más luz). Si la superficie no está seca, esto no impedirá la acción terapéutica del láser. Lo que puede suceder es que el láser alcance la profundidad más baja de penetración en el tejido. Esta penetración más baja también ocurre cuando empleamos poderes más bajos. Cuanto menor es la potencia utilizada, menor es la penetración del láser en los tejidos.

La úlcera traumática es una lesión dolorosa caracterizada por un área de ulceración central cubierta por una pseudomembrana de fibrina, restos de tejido necrótico y agregados de microorganismos, rodeados por un halo eritematoso. Suele desaparecer entre 10 y 21 días sin dejar cicatriz. La terapia con láser se puede realizar para acelerar la cicatrización de la úlcera y para aliviar los síntomas dolorosos. En las úlceras sin síntomas dolorosos, la dosis indicada es: Láser rojo, 1 J de energía, 2 puntos, inmediatamente al aparecer la lesión y cada 24 h. En las úlceras con sintomatología dolorosa, la dosis previa puede repetirse 3-4 veces (según el informe clínico del paciente sobre el dolor). Por lo general, se realizan de 2 a 4 sesiones clínicas para el tratamiento de úlceras traumáticas. El alivio de la sintomatología dolorosa determinará la finalización del tratamiento.

La neuralgia del trigémino se caracteriza por la disfunción del nervio trigémino (nervio craneal V), que transporta información sobre la sensibilidad de la cara al cerebro. Su disfunción causa episodios de dolor intenso y punzante que dura de unos pocos segundos a minutos.
La neuralgia tiene dos formas: idiopática, de origen desconocido y generalmente crónica y secundaria, generalmente causada por un trauma de origen dental, como extracción, tratamiento endodóntico o incluso prótesis mal adaptadas. Independientemente del tipo de neuralgia, este tipo de compromiso generalmente es refractario a los tratamientos convencionales y el tratamiento con láser es una opción clínicamente muy efectiva y sigue siendo una técnica no invasiva sin efectos secundarios.
El diagnóstico se realiza con base en el informe del paciente junto con su historial clínico, buscando mapear las posibles causas y síntomas. Se deben considerar aspectos como los factores desencadenantes del dolor (por ejemplo, frío, masticación, agua helada, etc.). A continuación, buscamos averiguar qué rama del nervio se ve afectada en la región cuyo paciente tiene síntomas dolorosos. Los puntos de activación no siempre se detectan fácilmente en estos casos, pero son los puntos de dolor intenso que el paciente puede identificar.
La terapia con láser actúa para promover la analgesia mediante la curación de la fibra nerviosa lesionada o la recuperación del umbral nervioso alterado.
La acción beneficiosa del láser se asocia con su efecto antiinflamatorio y analgésico local al modular la disfunción del haz nervioso (que es lo que caracteriza la enfermedad). El umbral de transmisión nerviosa vuelve a la normalidad y se evitan las crisis dolorosas características de la neuralgia.
La aplicación debe realizarse a lo largo del camino del nervio afectado, puntualmente, con una distancia de 1 a 1,5 cm entre los puntos con los siguientes parámetros:
– Láser a longitud de onda infrarroja (808 nm), densidad de energía entre 1 y 2 J. Para evitar la neuroplasticidad nerviosa, donde la fibra óptica se acostumbra al estímulo, la dosis irradiada debe cambiarse cada 4 sesiones. aproximadamente Por lo tanto, el tratamiento debe comenzar con una energía más baja por punto, aumentando gradualmente hasta alcanzar la dosis máxima (que se fijará cuando llegue la décima sesión). Si la lesión persiste, se debe tomar el camino inverso, esta vez disminuyendo la dosis por puntos gradualmente.
En general, habrá de 10 a 20 sesiones que se pueden realizar de 2 a 3 veces por semana (teniendo cuidado de dar un mínimo de 24 horas entre una aplicación y otra).
Además, para que los efectos del láser sean significativos, es muy importante no asociar el tratamiento con CARBAMAZEPINA (TEGRETOL). Si el paciente ya lo está usando, uno debe reducir gradualmente la medicación.

Los efectos nocivos que puede causar el láser se limitan a los ojos. Las lesiones oculares que se manifiestan varían según la longitud de onda de la luz láser. Los láseres rojos e infrarrojos utilizados en fototerapia pueden causar los siguientes efectos:

Luz visible de 400 a 780 nm (el láser rojo utilizado tiene una longitud de onda aproximada de 685 nm):
La retina sufre lesiones térmicas y fotoquímicas, ya que todos los demás elementos del globo ocular son transparentes a estos haces.
Rayos infrarrojos A, de 780 a 1,400 nm (el láser infrarrojo utilizado tiene una longitud de onda aproximada de 830 nm):
Estas longitudes de onda son las más peligrosas para el ojo, ya que no percibe los haces de esta longitud pero los enfoca en la retina, donde causan quemaduras graves y daños fotoquímicos a la retina. Además, algunos de estos haces son absorbidos por la lente, lo que provoca turbidez, es decir, cataratas.
Esto significa que nunca podemos mirar directamente al rayo láser y el uso de gafas por parte del paciente, operador y asistente es indispensable.

Los valores generalmente practicados para la terapia con láser y cobrados por sesión de aplicación, generalmente se calculan de acuerdo con el tiempo clínico del profesional en cuestión (para cada consultorio y realidad, el dentista debe hacer y ajustar este cálculo).
Hay una distinción importante para algunos tipos de tratamiento, que pueden cobrarse por los paquetes. Estos son los casos de tratamiento de parestesias, parálisis y TMD, xerostomía e incluso mucositis. Para prácticamente el láser es el tratamiento solo, y generalmente implica algunas sesiones clínicas (mínimo 5 y máximo 20). Los paquetes varían de una región a otra en Brasil, según el promedio de consultas practicadas en cada región del país. En cuanto a la forma de cargar los otros tratamientos, que asocian el láser con el tratamiento convencional, como los casos de extracción, hipersensibilidad, periodoncia, por ejemplo, generalmente se calcula un aumento del 15 al 20% en el valor total del tratamiento (con referencia a valores practicados en el consultorio del dentista en cuestión).

Terapia fotodinámica (PDT): la terapia fotodinámica (PDT) es la asociación de un agente fotosensible con una fuente de luz específica, con el propósito de realizar la reducción microbiana. Uno de los protocolos indicados para PDT en bolsas periodontales y conductos radiculares es la asociación del colorante azul de metileno al 0,005% (como agente fotosensible) con el láser que emite en la longitud de onda roja.

Protocolo PDT para periodoncia:
1. Realizar raspado y pulido de raíz;
2. Aplicar el tinte con una jeringa a las bolsas periodontales;
3. Espere 5 minutos (tiempo para que el tinte penetre en los microorganismos);
4. Radiar con láser rojo (Ajuste para fotón y WLII: MODO NORMAL, 660 nm, potencia de 100 mW, densidad de energía de 140 J / cm², modo continuo, 40 segundos por tiempo de irradiación de punto). (Establecido para Flash Lase y XT: 4 J por punto);
5. Aplique a cada bolsa un punto por lingual y uno por bucal;
6. Lavar a fondo con solución salina hasta la eliminación total del tinte.

Protocolo PDT para endodoncia:
1. Realizar la instrumentación del conducto radicular;
2. Aplicación del tinte con una jeringa de conducto radicular interno;
3. Espera 5 minutos;
4. Radiar con láser rojo (Ajuste para fotón y WLII: MODO NORMAL, 660 nm, potencia de 100 mW, densidad de energía de 140 J / cm², modo continuo, 40 segundos por tiempo de irradiación de punto). (Configuración para Flash Lase III y XT: 4 J por punto);
5. Radiar 1 punto (incisivos, caninos y premolares) o 2 puntos (molares) en la entrada del conducto radicular;
6. Lavar a fondo con solución salina hasta la eliminación total del tinte.

En Periodoncia, la técnica debe realizarse inmediatamente después del raspado de la raíz y también puede realizarse antes del raspado si se desea una disminución de la bacteriemia. En endodoncia, la PDT se puede realizar después de la instrumentación del conducto radicular y antes de la obturación del conducto.

Uno de los protocolos indicados para PDT en bolsas periodontales y conductos radiculares es la asociación de colorante azul de metileno al 0,005% (como fotosensibilizador) con irradiación láser en la longitud de onda roja.
La aplicación del protocolo no debe repetirse en la misma sesión.
La técnica PDT apoya el tratamiento periodontal y endodóntico. Por lo tanto, se puede realizar cada vez que se realiza el raspado de la raíz o cada vez que se instrumenta o llena el conducto radicular. En la mayoría de los casos, 1 o 2 sesiones son suficientes para el éxito del tratamiento.

El agente fotosensible azul de metileno utilizado en la realización de la terapia fotodinámica (PDT) viene en una solución con una concentración de 0.005%, por lo tanto, el agua es el vehículo. En algunos casos, como en la endodoncia, algunos profesionales asocian el azul de metileno con geles o cremas para facilitar la aplicación.
En el caso de la periodoncia, recomendamos el uso de azul de metileno en solución. Para el éxito de la terapia, es importante que el tinte penetre en el fondo de la bolsa periodontal y que la forma líquida permita que el producto fluya mejor. Antes de aplicar el producto, medimos la profundidad de la bolsa con una sonda y colocamos un tope en la aguja de la jeringa con la altura obtenida en la sonda. Inyectando el azul de metileno, insertamos la aguja de la jeringa en la bolsa periodontal hasta que se detenga. Una vez aplicado, el tinte debe permanecer durante 5 minutos antes del inicio de la irradiación con láser.
La irradiación se puede hacer por vía transcutánea porque el láser tiene suficiente energía para fotosensibilizar el azul de metileno incluso después de cruzar la encía.
Hay 2 veces para realizar PDT en periodoncia: antes y / o después del raspado. Como el objetivo de la TFD es la reducción microbiana, al realizar el procedimiento antes de raspar, reducimos la bacteriemia y eludimos el problema del sangrado gingival que dificulta la penetración del azul de metileno.
La PDT puede repetirse en la fase de control si la infección aún está presente.

Hay dos concentraciones diferentes de azul de metileno. Uno al 0.005% y uno al 0.01%. La DMC eligió para producir ambas concentraciones, debido al hecho de que, en Brasil, existen estas dos líneas de trabajo. Cada uno aboga por una de estas concentraciones. Hemos defendido el uso de 0,005%, porque a medida que se diluye más, de manera que es más diluida tenemos mayor certeza de que la luz penetre en toda la bolsa haciendo una mejor acción de la TFD. No se recomienda el uso de intrarradicular intra-fibra o periodontal (fibra introducida en el conducto radicular de endodoncia, o en la bolsa en el caso de la periodoncia). Por este motivo, indicamos la caja con jeringas al 0.005%. Mantenga el producto durante 5 minutos en la bolsa periodontal simplemente bañándolo y luego aplique el láser rojo durante 1:30 min, lo que genera aproximadamente 13 J de energía por proximal. Luego lave con suero o peróxido de hidrógeno de 10 volúmenes si el diente cervical está ligeramente manchado.

Podemos trabajar en silencio con azul de metileno en esta región. Sin embargo, sería interesante usar la concentración de 0.005%, ya que tiene una menor posibilidad de tinción de la mucosa. Si se mancha, se puede usar peróxido de hidrógeno a 10 vols para la limpieza.

Cuando aumenta el tiempo de aplicación del láser proporcionalmente, aumenta la dosis de energía y esto puede inhibir la respuesta deseada. En resumen, si aplica 4 J / cm², 2 veces en el mismo punto, por lo tanto, está aplicando 8 J / cm² en su lugar.

Aunque la técnica ILIB se basa en el uso de láser rojo a 100 mW (coincidente con los presentes en sus dos equipos), la técnica solo es posible con un diámetro de fibra mayor (no para generar lesiones en las áreas de aplicación) y con software que garantiza que la integridad del diodo láser permanezca encendida durante tanto tiempo. Es decir, no es ningún láser terapéutico rojo que pueda usarse en la técnica mencionada anteriormente.

La indicación y sugerencia del ILIB es que se realiza en la arteria radial, que está en la muñeca o la muñeca. No indicamos que se realiza en la región braquial, mucho menos en la región carótida.

La fibra es de 600 micras y el área es de 0.0028 cm² (salida de fibra – válida para cálculos si toca la fibra en el punto de aplicación – normalmente, con el espaciador, esta área se vuelve 10 veces más grande, lo que conduce a 10 veces más tiempo de aplicación que el calculado para el contacto: el equipo DMC ya lo considera). Corroboración: el área puntual de una fibra de 600 mm en contacto es el área central de la fibra misma, es decir, 0.0028 cm² (2.827 x 10-³ cm²). Sin embargo, con el espaciador, la mancha aumenta, con un aumento resultante del área en 10 veces, por lo tanto, el área es 0.028 cm².

Protocolo para hipercromías:

1- Saneamiento;
2- Aplicación de LED azul en la cara para hidratación e hinchazón local;
3- Decapado de superficie (pelado con ácido mandélico, salicílico o glicólico);
4- Aplicación de LED azul en hipercromía;
5- Uso de protector de foto.

Nota: La aplicación del LED azul se realiza por regiones que comprenden el grado de deposición de luz, cuyo tiempo depende del fototipo del cliente, de la siguiente manera:

Fototipos 1 y 2: 3 minutos por región.
Fototipos 3 y 4: 2 minutos por región.
Fototipos 5 y 6: 1 minuto por región.

En el tratamiento de las ojeras (por melanina local), el cliente debe usar gafas protectoras, donde aplicará el LED azul en la parte inferior de las gafas (dependiendo del tiempo del fototipo) y terminará con el láser infrarrojo en los ganglios linfáticos preauriculares. En el ojo fisiológico (debido al cansancio, el alcohol, la migraña, etc.), las gafas y el láser infrarrojo solo en los ganglios linfáticos preauriculares, es decir, los LED azules no se aplican en el sitio.

Si el tratamiento es para la descontaminación antes de la extracción de comedo como lo indica la luz azul, el protocolo puede realizarse inicialmente todos los días, después de la descontaminación allí, el tratamiento apunta a la curación con el láser rojo.

Os laseres terapêuticos não possuem ação importante em cistos, inclusive no cisto de Baker. Como sugestão, para diminuição das dores, a técnica ILIB, por promover liberação de endorfinas, realiza efeitos analgésicos importantes, mesmo em articulações. Por isso, além do tratamento médico, a técnica de combate aos radicais livres pode diminuir a sensibilidade dolorosa de sua irmã.

Realice un láser rojo en el sitio de la quemadura diariamente y un láser infrarrojo en los ganglios linfáticos durante al menos 7 días. Como su foto tipo es 1, pon 3 julios por punto.

Aplique directamente sobre el tejido blando, con el láser infrarrojo como tejido profundo y rojo en la superficie, especialmente aquellos que rodean la herida. En cuanto a los metales, no hay problema, solo evite hacer una aplicación directa sobre ellos, ya que esto funcionará como espejos.

La proporción del gel blanqueador de peróxido láser (25% o 35%) es: 3 gotas de peróxido de hidrógeno por 1 gota de espesante.
Si el blanqueamiento es para los arcos superiores e inferiores, generalmente usamos 30 gotas de peróxido de hidrógeno por 10 gotas de espesante, ya que esta cantidad es suficiente para cubrir los dientes superiores e inferiores.
La mezcla de las fases siempre debe hacerse inmediatamente antes de la aplicación.

Los pacientes sometidos a tratamiento con isotretinoína pueden someterse a un blanqueamiento dental fotoactivado en cualquier momento después del uso del medicamento.
Hacemos hincapié en que la posible pigmentación dental debido al uso del medicamento puede conducir a una dificultad en el blanqueamiento dental.
Los casos de blanqueamiento después del uso de isotretinoína no son predecibles y pueden no responder satisfactoriamente. En cualquier caso, sugerimos que se informe al paciente de esta dificultad y que se haga el intento de blanqueamiento.

El blanqueamiento dental realizado con la técnica de consultorio (láser) o hecho con bandejas (caseras) tiene el mismo mecanismo de acción, que es la descomposición de los pigmentos (moléculas orgánicas) en moléculas más pequeñas. Esta descomposición ocurre por la acción de los radicales libres liberados por el gel blanqueador (peróxido de hidrógeno o carbamida). Comprender el proceso desmitifica la pregunta de qué técnica promueve los resultados más duraderos.
La duración del blanqueamiento dental está mucho más relacionada con el nuevo contacto con los pigmentos y hábitos alimenticios. Por lo tanto, cada individuo tiene una respuesta diferente. Lo que generalmente parece es que, independientemente de la técnica, el blanqueamiento tiene una larga vida útil, un promedio de 2 años (algunos casos, otros un poco menos).
De cualquier manera, los dientes pueden blanquearse nuevamente si el paciente lo necesita o lo desea.

25% de peróxido de hidrógeno:
– pacientes jóvenes;
– Dientes que no están demasiado oscuros;
– dientes con esmalte roto;
– Dientes con retracción y desgaste incisal y cervical;
– Pacientes que usaron aparatos ortodóncicos y dientes Slaice;
– Pacientes con sensibilidad;
– Pacientes que usan enjuague bucal. Ej .: Listerine, Plax, etc.
– Cuando necesita la segunda sesión de blanqueamiento y el paciente mostró sensibilidad en la primera sesión, o cuando no hay una fecha límite entre las 2 sesiones de al menos 7 días.

35% de peróxido de hidrógeno:
– Pacientes insatisfechos con el color original de sus dientes;
– dientes oscurecidos por la edad;
– Dientes manchados de tetraciclina;
– dientes manchados por cigarrillos, té, café, etc.
– Pacientes sin sensibilidad;
– Dientes no vitales.

Sí, aunque ambos tienen la misma función, actúan de manera diferente: el flúor ocluye los túbulos dentinarios, evitando que el líquido llegue a la pulpa, mientras que el nitrato de potasio tiene un efecto analgésico en las fibras nerviosas, no les permite repolarizarse. , disminuyendo así la sensibilidad.

Entre 15 y 17 años. Es importante que el profesional tome una radiografía para la evaluación clínica y descubra que la rizogénesis de los dientes a blanquear ya está completa.

La duración del blanqueamiento dental dependerá de factores como la alimentación y los hábitos orales, el uso de medicamentos, enjuagues bucales o medicamentos, la calidad de la higiene bucal, etc.
Es importante hacer un seguimiento de este paciente y, cuando sea necesario, realizar un blanqueamiento para el mantenimiento cada 1 o 2 años, evitando la regresión del color.

No. Los LED asociados con el láser de diodo en la iluminación emiten un tipo de radiación de luz que, cuando es absorbida por el agente blanqueador de peróxido de hidrógeno de color rojo, dará como resultado efectos fotoquímicos y fototérmicos dirigidos a las moléculas. oscurecido, mejorando el proceso de blanqueamiento dental. Este mecanismo genera un aumento mínimo de temperatura sin dañar el tejido pulpar, ya que calientan el gel y no la estructura dental.

El gel debe permanecer entre las activaciones leves y el reposo en gel, entre un mínimo de 10 minutos y un máximo de 15 minutos, porque el éxito del tratamiento dependerá de la capacidad del agente blanqueador para penetrar en los pigmentos oscuros y permanecer allí el tiempo suficiente para oxidarlos. pigmentos, rompiendo las cadenas moleculares. No es aconsejable salir por más tiempo, evitando así la posible sensibilidad dental.

Siga adecuadamente el blanqueamiento dental paso a paso y siga algunas recomendaciones:
– Hacer una buena anamnesis, con antecedentes médicos y dentales.
– Complete un examen clínico de caries, retracciones, desgaste, restauraciones con infiltración.
– Use el gel blanqueador apropiado: rojo, neutro, pH 7.0, que es más absorbente en la longitud de onda utilizada en el equipo utilizado.
– El equipo utilizado debe tener una intensidad de luz adecuada.
– Siga el protocolo recomendado por el fabricante.
– Tenga en cuenta las expectativas del paciente y del profesional.

Si la tinción es de grado I y grado II, el resultado será satisfactorio, para esto se establecerá un protocolo con el mayor número de sesiones de blanqueamiento en el consultorio dental.
Si la tinción es de grado III, se recomienda la combinación de blanqueamiento fotoactivado y blanqueamiento casero.
Si la tinción es de grado IV, el pronóstico es desfavorable.

Primero tienes que hacer blanqueamiento fotoactivado. Durante el blanqueamiento dental, estas manchas de fluorosis deben estar protegidas (cubiertas) por la barrera gingival misma.
Desafortunadamente, el blanqueamiento no resuelve el problema, solo suavizará estas manchas al blanquear los dientes. Después del blanqueamiento dental, se recomienda usar micro abrasión cuando sea necesario.

Sí. Mientras se realice el blanqueamiento fotoactivado. El blanqueamiento casero está contraindicado.

Se recomienda esperar al menos 7 días, pero idealmente 14 días para esperar la liberación total de oxígeno y evitar la caída de las restauraciones de resina.

No siempre será necesario cambiarlos. Deberíamos pulirlos unos días después de que termine el blanqueamiento dental.

Se recomienda tener un máximo de 4 sesiones, esperando un intervalo mínimo de 7 días (1 semana) entre estas sesiones. Se recomienda esta espera porque, durante el curso del tratamiento de blanqueamiento, el proceso sufre una disminución en la posibilidad del proceso de blanqueamiento, obteniendo el punto de blanqueamiento óptimo, llamado punto de saturación, de donde puede ocurrir cambios estructurales del esmalte y dentina, incluida la disminución de la microdureza del esmalte. El clínico debe saber cuándo es este el punto antes de dejar de blanquear los dientes.

Las respuestas para cada paciente son bastante diversas, dependiendo del nivel de penetración del agente blanqueador a través del esmalte y la dentina, y también pueden estar relacionadas con la pérdida excesiva de espesor o la presencia de grietas en el esmalte, la exposición a la dentina cervical o debido a lesiones de la dentadura. abfracción, erosión y abrasión o incluso debido a la anatomía de la unión cemento-esmalte, que ha expuesto la dentina.

También interfiere con la sensibilidad:
– pH del agente blanqueador;
– Dosis altas de energía, sin espacios entre ellas;
– Presión hidráulica del agente blanqueador sobre los túbulos dentinarios expuestos;
– Edad del paciente;
– Hábitos de consumo de bebidas y alimentos con pH ácido. Ej .: Coca-Cola, Guaraná, Naranja, Limón, Manzana, Tomate, etc.
– Toma de ortodoncia;
– Presencia de caries o restauraciones con infiltración;
– Uso de enjuagues bucales. Ej .: Listerine, Plax, etc.
– Pacientes con sensibilidad espontánea.

En estos casos, se recomienda usar peróxido de hidrógeno al 25% o hacer solo 2 aplicaciones de gel al 35% y realizar el blanqueamiento en más de una sesión (día de aplicación).

Después del blanqueamiento dental, aplique láser terapéutico a los dientes con sensibilidad.
– El uso de desensibilizador se puede aplicar con fieltro después de la terapia con láser, teniendo cuidado de no calentar el diente y dejar que actúe durante 2 minutos sobre la superficie dental.
– Cuando sea necesario prescribir analgésico oral.

Sí. Mientras se realice el blanqueamiento fotoactivado. El blanqueamiento casero está contraindicado.

La aparición de manchas blancas después del blanqueamiento dental generalmente se asocia con la deshidratación dental que ocurre durante el tratamiento. Esta deshidratación hace que aparezcan parches de fluorosis leve e hipoplasia que ya existen y que son imperceptibles en condiciones normales de hidratación. La apariencia opaca generalmente desaparece después de algunas horas o tan pronto como se restablece la humedad natural. Para estos casos, no se requiere la suspensión de blanqueamiento dental.
Sin embargo, si el paciente ya tiene manchas blancas antes del tratamiento de blanqueamiento, y estas son superficiales, se indica una semana después del final del blanqueamiento la eliminación por la técnica de microabrasión.
Otra situación, que es frecuente en pacientes que acaban de someterse a un tratamiento de ortodoncia, es la tinción causada por la presencia de residuos adhesivos. Después del diagnóstico del explorador, el parche debe eliminarse por completo y blanquearse en la próxima sesión.
El caso más inusual es cuando las manchas intrínsecas se resaltan después del blanqueamiento. Esta situación está relacionada con la falta de un diagnóstico cuidadoso antes del procedimiento de blanqueamiento. Si este diagnóstico se realiza correctamente, se debe realizar un blanqueamiento regionalizado, es decir, la aplicación del gel blanqueador solo en el área más oscura en un intento de aproximar el color dental de los diferentes tercios dentales.
Por lo tanto, es esencial diagnosticar la presencia de imperfecciones durante el examen clínico. El aislamiento relativo seguido de un ligero secado dental facilitará este diagnóstico al identificar las manchas «ocultas» con detalle.

Los medicamentos que contienen metales pesados (como algunos esteroides anabólicos, complejos vitamínicos y algunos medicamentos para el acné) pueden tener un efecto que mancha los dientes. Esto se debe a la afinidad de estos elementos químicos por los tejidos óseos y también por la afinidad por la dentina, que se acumula en estos tejidos y causa oscurecimiento.
El éxito del blanqueamiento dental cuando hay manchas causadas por estos medicamentos es impredecible y el resultado deseado puede no lograrse.
Por lo tanto, durante la anamnesis debemos investigar el uso de medicamentos que puedan tener en la composición de estos metales, con la intención de guiar a los pacientes con respecto al grado y la velocidad del blanqueo.

Después del blanqueamiento, debemos aconsejar a los pacientes que no tomen bebidas / alimentos que contengan pigmentos tales como vino tinto, café, refrescos con color (especialmente coca), jugos de color natural y artificial, salsa, té negro, salsa de tomate, mostaza, Además de no fumar o usar lápiz labial.
La deshidratación mediante el aislamiento de la cavidad oral y la exposición al aire durante la sesión de blanqueamiento hace que los dientes tengan tendencia a absorber líquidos en la cavidad oral dentro de las 24 horas posteriores a la finalización de la sesión, ya que es cuando la estructura dental recupera su hidratación inicial. Por lo tanto, la recomendación de no comer alimentos durante este período de 24 horas debe respetarse cuidadosamente.
Las restricciones dietéticas aún deben permanecer durante otra semana, porque después de este período se llevará a cabo la segunda sesión de blanqueamiento y es interesante que no haya más incorporación de pigmento en el diente, lo que permite un mejor resultado final del tratamiento.

El agente blanqueador utilizado para el blanqueamiento dental realizado en el consultorio dental es un gel de peróxido de hidrógeno, y se puede encontrar en concentraciones de 25% y 35%.
DMC ha desarrollado un gel llamado peróxido de Lase (25% o 35%) que tiene 2 soluciones (peróxido de hidrógeno y espesante) que se deben mezclar en una proporción de 3 gotas de peróxido de hidrógeno por 1 g del espesante. Esta proporción le da al gel una consistencia viscosa, evitando que el gel fluya hacia los tejidos orales.
El peróxido de hidrógeno, a través de su descomposición química, libera radicales libres al diente, promoviendo la descomposición de las moléculas de pigmento que se encuentran en los dientes. Esta reacción química se puede acelerar a través de la luz y / o el calor. El método preferido es usar fuentes de luz como LED y LED híbridos (LED + láser de baja intensidad) para acelerar esta reacción. Para que el gel blanqueador interactúe con estas fuentes de luz, que generalmente son azules, debe ser de color rojo.
Es importante que la luz emitida sea absorbida por el gel blanqueador, que a su vez cambia de color, lo que indica que se está produciendo la reacción química. Este cambio de color puede variar de rojo a naranja o de rojo a transparente. En este sentido, indicamos el uso de geles blanqueadores que cambian de rojo a naranja, porque cuando el gel se vuelve transparente ya no hay interacción entre él y la fuente de luz. Por lo tanto, el gel también es responsable de absorber las luces emitidas por el equipo, evitando que el diente reciba toda la luz emitida.

Los procedimientos previos al blanqueamiento dental son críticos para un tratamiento exitoso.
Después de la anamnesis específica, el examen clínico y radiográfico, la profilaxis es un elemento muy importante para el blanqueamiento dental.
En los casos en que se requiera raspado supra y / o subgingival, estos procedimientos deben realizarse en sesiones previas a la sesión de blanqueo. Estos procedimientos de raspado pueden causar sangrado gingival que impide la adaptación adecuada de la barrera gingival y pueden causar exposición a la dentina que desencadena una imagen de sensibilidad dental.
En la sesión de blanqueamiento, la profilaxis dental debe realizarse inmediatamente antes del blanqueamiento. Los materiales de profilaxis recomendados son: piedra pómez, agua y cepillo Robinson (o vaso de goma). En este momento no deberíamos realizar la profilaxis por chorro de bicarbonato de sodio, ya que es un neutralizador de peróxido de hidrógeno (Lase Peroxide Sensy Whitening Gel, concentración del 35% o 25%).
Si se requiere profilaxis previa con chorro de bicarbonato, debe realizarse en la sesión anterior, aproximadamente 3 días antes de la sesión de blanqueamiento. Esto no excluye la profilaxis con piedra pómez inmediatamente antes del blanqueamiento.

Antes de comenzar la fotoactivación del gel aclarante, realice:
• Los labios del paciente deben retraerse con un retractor de labios de su elección (sugerimos el retractor que tiene el posicionador de lengua);
• Profilaxis con piedra pómez y agua;
• Colocación de barrera gingival y curado con LED;
• Protección de la mucosa labial y del surco con vaselina o un bálsamo labial de su elección;
• El manejo y la aplicación del gel blanqueador en ambos arcos.

La fotoactivación del gel dependerá del equipo que tenga. Los siguientes son los protocolos de activación del gel blanqueador para cada tipo de equipo DMC:

Lase blanqueadora
• Fotoact el gel durante 3 minutos cubriendo ambos arcos;
• Deje el gel en contacto con el diente sin activarlo durante 2 minutos;
• Fotoact el gel por otros 3 minutos;
• Retire el exceso de gel primero con una ventosa y luego con una gasa húmeda;
• Vuelva a aplicar el gel;
• Repita este proceso dos veces más.

Blanqueador Lase Light
• Fotoactive el gel durante 6 minutos para intercalar el arco superior e inferior cada 1 minuto entre los arcos; deje el gel en contacto con el diente sin activarlo durante 4 minutos;
• Retire el exceso de gel primero con una ventosa de saliva adaptada y luego con una gasa húmeda;
• Vuelva a aplicar el gel;
• Repita este proceso dos veces más.

Blanqueamiento Lase II
• Fotoactive el gel durante 6 minutos para intercalar el arco superior e inferior cada 1 minuto entre los arcos; deje el gel en contacto con el diente sin activarlo durante 2 minutos;
• Retire el exceso de gel primero con una ventosa y luego con una gasa húmeda;
• Vuelva a aplicar el ge;
• Repita este proceso dos veces más.

Ultra Blue IV
• Divida visualmente el arco del paciente en tres sectores: central, derecho e izquierdo;
• Fotoact cada sector durante 3 minutos;
• Deje el gel en contacto con el diente sin activarlo durante 2 minutos;
• Retire el exceso de gel primero con una ventosa y luego con una gasa húmeda;
• Vuelva a aplicar el gel;
• Repita este proceso dos veces más.

Existen informes en la literatura que discuten si existe o no un efecto cancerígeno del contacto entre el peróxido de carbamida o el peróxido de hidrógeno utilizado en el blanqueamiento dental y la mucosa oral. Estos estudios concluyen que los peróxidos anteriores tienen muy poco o ningún potencial carcinogénico.
Se cree que los radicales libres producidos por la descomposición del peróxido tienen el poder de atacar el ADN celular y pueden causar una mutación, pero los efectos de estos radicales se minimizan por la acción de las enzimas presentes en la cavidad oral, como la catalasa.
Aunque los mecanismos que intentan explicar la acción del peróxido sobre los tejidos blandos aún no se han aclarado por completo, no se descarta la posibilidad de un potencial carcinogénico.
Por lo tanto, en pacientes con antecedentes de neoplasias, contraindicamos el blanqueamiento en el hogar, ya que existe un mayor riesgo de que el agente blanqueador entre en contacto con la mucosa y que la mucosa sea más susceptible a los efectos del peróxido. En estos casos, lo más apropiado es el blanqueamiento en la oficina que minimiza el contacto del agente blanqueador con los tejidos blandos y su deglución.

Este tema de los tratamientos dentales en pacientes lactantes o embarazadas es un tema actual de colegas. Es importante prestar atención en estos casos y saber cómo guiar al paciente con respecto a los procedimientos, especialmente cuando tenemos nuevas tecnologías involucradas.
El blanqueamiento dental es un tratamiento estético que se puede realizar mediante 2 técnicas: hogar u oficina.
La técnica casera (con bandejas) está contraindicada para pacientes embarazadas o lactantes debido al contacto del gel con los tejidos orales y el riesgo de tragar. La ingestión de peróxidos puede hacer mucho daño a la madre.
La técnica de blanqueamiento en el consultorio es más segura, porque en este caso no hay contacto del gel con los tejidos blandos y se elimina el riesgo de ingestión. En este caso, utilizamos luces (LED y LED / láser) para activar el gel blanqueador. Estas luces no son radiaciones ionizantes (no causan mutaciones genéticas) y, en los parámetros que están disponibles en el equipo, son seguras y no tienen la capacidad de causar daño ni al paciente ni al feto.
Es importante explicar que la luz láser emitida por el equipo DMC tiene la capacidad de penetrar en los tejidos orales en menos de 1 centímetro. Por lo tanto, no se propagan en el cuerpo del paciente o en el medio ambiente.
Es de destacar que la irradiación dirigida a la región abdominal (feto) está contraindicada en pacientes embarazadas en cualquier caso.
Aunque tenemos control sobre el LED y las luces láser durante el blanqueamiento dental, los procedimientos estéticos en pacientes lactantes o embarazadas deben posponerse y realizarse después del embarazo o el período de lactancia. Cualquier problema que tenga la paciente con su embarazo o el bebé puede atribuirse al blanqueamiento y esto podría causar molestias a todos.

El peróxido de carbamida se descompone en peróxido de hidrógeno que, en altas concentraciones, irrita la mucosa. Por lo tanto, el blanqueamiento casero se realiza con bajas concentraciones de peróxido. Sin embargo, algunos pacientes pueden tener una mucosa de peróxido más sensible incluso a bajas concentraciones. Una de las formas de evitar el contacto con el gel blanqueador durante el tratamiento en el hogar es instruir al paciente para que coloque una cantidad adecuada de gel que no permita que se escape de la bandeja.
En su caso, como el paciente tiene irritación de la mucosa, le sugerimos que deje de blanquear en casa y realice el procedimiento en la oficina, ya que permite la protección de los tejidos blandos con la barrera gingival. Por lo tanto, el gel no entra en contacto con la mucosa del paciente y, sin embargo, usted tiene el control de todos los pasos del tratamiento.

Como regla general, tenemos una edad mínima para el blanqueamiento que se da en el momento del cierre del ápice dental. En general, los segundos premolares son los últimos elementos dentales en erupcionar alrededor de los 13 o 14 años. A partir de ahí, hay un intervalo de tiempo de aproximadamente 3 años para el cierre completo del ápice de la raíz. Por lo tanto, nos basamos en una edad límite entre 16 y 17 años para poder blanquear e, incluso a esta edad, recomendamos las rediografías periapicales de esta región para analizar el estado de las raíces.
Hay excepciones, por ejemplo, en casos de adolescentes menores de 16 años que tienen deterioro estético de la sonrisa y el blanqueamiento está indicado. Por lo tanto, el procedimiento se puede realizar en las áreas de mayor evidencia de sonrisa, por ejemplo de canino a canino, con el consentimiento del tutor.

El protocolo de blanqueamiento dental en el consultorio incluye sesiones clínicas (entre 1 y 4) que deberían tener un descanso de una semana entre sesiones. Después del blanqueamiento, el mantenimiento o fortalecimiento del blanqueamiento se puede realizar después de 1 año.
Los medicamentos que contienen sulfato ferroso y otros metales pesados pueden provocar el oscurecimiento dental por la afinidad de estos compuestos por la dentina y los huesos. Por lo tanto, en la anamnesis debe investigarse la administración de medicamentos en general, luego relacionarse con la posible dificultad del blanqueamiento dental.

Algunas situaciones contraindican el blanqueamiento dental.
Los pacientes que usan medicamentos que contienen sulfato ferroso u otros metales pesados pueden mancharse los dientes debido a la afinidad de estos compuestos por los huesos y la dentina. Los medicamentos Roacutan y para el acné pueden interactuar con el LED y la luz láser emitida por el equipo de blanqueo y tienen el efecto secundario de las manchas en la piel. Por lo tanto, el blanqueamiento dental debe realizarse con precaución, por ejemplo, con el uso de protectores o filtros para la piel (como protectores solares).
Los pacientes que tienen o han tenido cáncer de cabeza o cuello también deben recibir atención especial, ya que la región afectada no debe recibir irradiación con láser. Por lo tanto, el aligeramiento debe realizarse solo con el LED (el láser debe estar apagado).

Las moléculas del agente activo del gel blanqueador, el peróxido de hidrógeno y sus subproductos, los radicales libres, tienen un peso molecular pequeño. En otras palabras, son moléculas pequeñas que pasan fácilmente a través de prismas de esmalte y túbulos dentinarios. Por lo tanto, el uso de acondicionamiento ácido se vuelve innecesario.
Los protocolos de blanqueamiento deben ser lo más conservadores posible y, por lo tanto, no incluyen realizar grabado ácido del esmalte.
Además, actualmente existe una gran preocupación en el desarrollo de geles blanqueadores en el sentido de que no deben tener un pH ácido durante su aplicación para no causar la desmineralización del esmalte dental.

El pulido dental debe realizarse al final de cada sesión de blanqueamiento dental. Recomendamos pulir con discos de fieltro impregnados con pasta de pulido que se deben usar en un contra-ángulo de baja rotación. Es interesante usar el gel desensibilizante en los dientes y frotar el fieltro. El pulido restaura la suavidad de la estructura dental, lo que dificulta la adherencia a los pigmentos que pueden volver a pigmentar el diente.

Los casos de tinción dental con tetraciclina son en realidad más resistentes al blanqueamiento. El primer paso en el tratamiento es identificar el grado de tinción. Los casos con grado I o II son más favorables, mientras que los casos con grado III o IV tienen bandas manchadas con marcados contrastes entre ellos.
Con respecto al protocolo, recomendamos un mayor número de sesiones de oficina (alrededor de 3 a 6 sesiones) y la asociación con el blanqueamiento en el hogar. Si el paciente tiene bandas claras con diferentes pigmentaciones en el mismo elemento dental, durante las sesiones de consultorio se debe segmentar el blanqueamiento, primero trabajando las regiones del diente que están más pigmentadas. Esta maniobra es posible colocando el gel blanqueador solo en la tira más oscura (ver foto adjunta). Por lo tanto, lo que se busca en la mayoría de los casos de tetraciclina es la homogeneización del color del diente a través del blanqueamiento.
Otra sugerencia es aumentar el tiempo de exposición del gel a la luz de 3 minutos en cada arco (como lo dicta el protocolo estándar) a 5 minutos en cada arco.
En general, los pacientes tienen sensibilidad debido al protocolo de blanqueamiento más intensivo y extenso utilizado en estos casos. Para brindarle más comodidad al paciente, recomendamos la terapia con láser después del blanqueamiento en el consultorio y las sesiones de fluoroterapia.

La calidad del blanqueamiento dental está influenciada por la presencia de luz (LED o LED + LÁSER), pero también depende de la potencia (o intensidad) utilizada. Otro factor relevante para la ganancia en tiempo clínico es la punta del equipo, que puede ser del tamaño para cubrir 1 diente, 3 dientes o todo el arco dental.
Los equipos con LED azules tienen la capacidad de activar el gel blanqueador cuando tienen intensidades superiores a 250 mW / cm². Las intensidades más bajas no son efectivas para ahorrar tiempo en la técnica de blanqueamiento dental.
Los dispositivos que tienen LED y LÁSER en el mismo equipo tienen la diferencia de asociar las dos luces para la activación del gel blanqueador, y aún tienen los efectos de la terapia con láser para reducir la sensibilidad durante el blanqueamiento. En cualquier caso, también es esencial considerar las intensidades emitidas para hacer una comparación entre los equipos.

No. El uso de la luz de curado no está indicado para la activación del gel blanqueador debido al calor que se puede generar en la estructura dental, lo que lleva a una pulpitis irreversible. Otra desventaja es la vida útil reducida del dispositivo, que no está diseñado desde un punto de vista de ingeniería para ser utilizado de esta manera.
Por lo tanto, si elige usar un equipo de fotocurado, se recomienda que sea lo más corto posible dirigido a la estructura dental, un máximo de 10 segundos por diente y alejado del elemento dental.
El protocolo más adecuado para el blanqueamiento dental con la técnica en el consultorio actual se ha sugerido para el equipo Whitening Lase II:
BLANQUEANDO EL PROTOCOLO LASE II
Antes de comenzar la fotoactivación del gel aclarante, realice:
– selección de colores de dientes incisivos centrales y caninos (sup e inf)
– la extracción de los labios del paciente con un retractor de labios de su elección (sugerimos el retractor que tiene el retractor de lengua ya que es más cómodo para el paciente)
– profilaxis con piedra pómez y agua (la profilaxis con chorro de bicarbonato está contraindicada en esta etapa, ya que el bicarbonato contrarresta la acción del peróxido de hidrógeno, evitando el blanqueamiento). También es importante evitar la recontaminación con saliva dental para no tener una barrera física de saliva que evite el blanqueamiento.
– rehumectación de los dientes con una gasa húmeda (los dientes deben estar húmedos, ya que el agua presente colabora como vehículo para que los radicales libres liberados por la descomposición del gel penetren en la estructura dental)
– la colocación de la barrera gingival y su fotopolimerización con el propio LED (la barrera de las encías no debe cubrir más de ½ milímetro de esmalte cervical para no interferir con el blanqueamiento)
– Protección de la mucosa labial y del surco con vaselina o un bálsamo labial de su elección (ya que el contacto accidental del gel puede provocar molestias y ardor, lo que perjudica en gran medida el curso del tratamiento)
– manipulación del gel blanqueador. Siempre a razón de 3 gotas de peróxido de hidrógeno por una gota de espesante. Para ambas arcadas, la cantidad de 30/10 es suficiente. Uno puede elegir 35% o 25% de peróxido de hidrógeno. El 25% está indicado para dientes con antecedentes de sensibilidad y para dientes jóvenes. El manejo del gel debe realizarse inmediatamente antes de la aplicación.
– aplicación del gel blanqueador en ambos arcos. La mejor manera de aplicar el gel es con una jeringa desechable, ya que la aplicación se vuelve más segura y rápida.
– fotoactivar el gel durante 6 minutos para intercalar el arco superior e inferior cada 1 minuto (por ejemplo, 1 min superior + 1 min inferior + 1 min superior + 1 min inferior + 1 min superior + 1 min inferior),
– deje el gel en contacto con el diente sin activarlo durante 2 minutos
– Retire el exceso de gel primero con una ventosa y luego con una gasa húmeda.
– manipule nuevamente la cantidad de 30/10 gotas y vuelva a aplicar el gel.
– Repita este proceso dos veces más.

Después de retirar el gel y la barrera gingival, el gel desensibilizante debe aplicarse a los dientes y pulir el disco de fieltro (del kit Lase Peroxide).
La recomendación posterior al blanqueamiento es restringir los alimentos / bebidas que contienen pigmentos durante una semana.

Definición: Roacutan® (isotretinoína) es el ácido retinoico 13-cis, un retinoide oral. La isotretinoína es una sustancia derivada de la vitamina A.
Indicación: Tratamiento de formas severas de acné (nodulocítico y conglobata) y acné resistente a terapias previas. El acné es una enfermedad de los folículos pilosebáceos (formados por la glándula sebácea y el cabello) que puede ocurrir en la cara y el pecho. Sus causas principales son:

• Queratinización folicular alterada, que causa obstrucción del orificio folicular.
• Hipersecreción de la glándula sebácea.
• Proliferación bacteriana, especialmente Propionibacterium acnes. Con la retención sebácea, el microorganismo prolifera y se desencadena el proceso inflamatorio.
La isotretinoína, el ingrediente activo de Roacutan® (isotretinoína), es el único medicamento que actúa sobre todos los factores que causan el acné.
Acción: Actúa sobre el proceso de queratinización del folículo (normalizando la queratinización folicular alterada) y disminuye la producción de sebo. Por lo tanto, las condiciones para la proliferación bacteriana cesan.
Efectos secundarios: (son reversibles y desaparecen al final del tratamiento) – dependen de la dosis (muchas de estas reacciones adversas se han observado solo con el tratamiento a largo plazo) – sequedad y grietas en los labios; – nariz y ojos secos (pueden causar sangrado nasal leve y conjuntivitis); – la piel puede volverse más seca y más sensible, posiblemente causando picazón; – Otros efectos, como una ligera pérdida de cabello, fragilidad de las uñas, dolor de cabeza o dolor muscular o articular, pueden ocurrir con menos frecuencia.
Cuidado durante el tratamiento: – La isotretinoína causa malformación fetal (teratogénica). Las mujeres no pueden estar embarazadas cuando comienzan el tratamiento y no deben quedar embarazadas dentro de un mes después del tratamiento. – Roacutan® (isotretinoína) también está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática, hipervitaminosis A preexistente, valores de lípidos en sangre excesivamente altos, alergia al medicamento o cualquier sustancia contenida en la cápsula.
– EL PACIENTE QUE TOMA ROACUTAN® (ISOTRETINOINA) NO DEBE EXPONER EL SOL SIN PROTECCIÓN.
Explicación: Los retinoides tópicos y sistémicos hacen que la piel sea más sensible al sol y a las ciclinas y pueden causar reacciones fototóxicas y fotoalérgicas. La fototoxicidad y la fotoalergia causan fotodermatosis, también llamadas fotodermatitis o lúcidos. Estos comprenden una gran cantidad de reacciones cutáneas anormales causadas por la luz ultravioleta o el espectro visible de la luz.
Reacciones fototóxicas (fototoxicidad):
Las reacciones fototóxicas resultan de la reactividad inducida químicamente a la luz ultravioleta y / o radiación sobre una base no inmunológica. Hasta donde sabemos, las reacciones fototóxicas ocurren dentro de una lógica de dosis-respuesta, siendo la intensidad de la reacción proporcional a la concentración del químico y la cantidad de radiación en una longitud de onda dada.
Las reacciones fototóxicas se manifiestan por una sensación de ardor inmediata, eritema, edema, a veces vesiculación y ampollas. La sensación de ardor es más pronunciada que las observadas con las quemaduras solares normales, pero se alivia a la sombra. El eritema tardío y el edema pueden aparecer después de algunas horas e incluso uno o dos días después de la exposición. En las reacciones más graves, pueden aparecer ampollas. Se puede observar hiperpigmentación localizada después de la reacción y, en algunos casos, puede ser la única manifestación. La intensidad de la enfermedad dependerá de la cantidad de radiación, el tipo de piel, el lugar de exposición y la concentración de la sustancia. Las lesiones de reacción fototóxica se limitan a las áreas de la piel expuestas a la luz, típicamente en una o más áreas de la cara, la punta de la oreja, el escote «V», el cuello, la región del cuello, las superficies extensoras del antebrazo y dorso de las manos.
Reacciones fotoalérgicas:
Las reacciones fotoalérgicas (fotoalergia) se distinguen de las reacciones fototóxicas por la naturaleza inmunológica de la respuesta, que ocurre solo en individuos que previamente han sido sensibilizados por exposición simultánea a sustancias fotosensibilizantes y radiación apropiada. La fotoalergia parece involucrar procesos biológicos similares a los de la dermatitis alérgica de contacto, a excepción de la radiación ultravioleta, en la conversión de hapteno a alérgeno completo. El diagnóstico de fotodermatosis a menudo se sugiere por la distribución y el carácter de las lesiones cutáneas. Los marcos de fotoalergia requieren, para confirmación, una investigación más exhaustiva, incluida la prueba de fotoparche, que debe realizar un especialista (dermatólogo) familiarizado con la técnica.
Las reacciones fotoalérgicas generalmente se caracterizan por lesiones eccematosas, con eritema, edema, infiltración, vesiculación y, en los casos más intensos, ampollas. Las lesiones pueden extenderse más allá de las áreas expuestas, recurriendo en áreas previamente cubiertas. Se puede observar dermatitis leve diseminada. A medida que la dermatitis disminuye, los cambios pigmentarios y el engrosamiento de la piel pueden volverse prominentes. Algunos pacientes reaccionan a cantidades extraordinariamente pequeñas de energía luminosa. Los compromisos de onda responsables de la fotoalergia están en el rango de onda larga ultravioleta (UVA). Una complicación grave de la fotoalergia es el desarrollo de una reacción persistente a la luz. La enfermedad se caracteriza por una fotosensibilidad extrema que persiste a pesar de la eliminación de todo contacto con el fotoalergénico. Puede producirse un agrandamiento del espectro de acción de la luz, causando pequeñas exposiciones a la radiación ultravioleta que provoque fotosensibilidad.
Reacciones de fotosensibilidad causadas por varios agentes.
1) Por acción sistémica:
a) fármacos antiarrítmicos: amiodarona, metildopa, propanolol, quinidina;
b) antibacterianos: tetraciclina, dimetilcloro-tetraciclina, ácido nalidíxico;
c) antidiabéticos orales sulfamídicos;
d) medicamentos antiinflamatorios no hormonales: piroxicam, benoxiprofeno, ácido acetilsalicílico (AAS), fenilbutazona y oxifenilbutazona, ibuprofeno;
e) agentes antineoplásicos (metrotrexato, vinblastina, 5. fluorouracilo);
f) quinina – derivados de cloroquina;
g) diuréticos – tiazidas: clorotiazidas, furosemida;
h) retinoides: isotretinoína, etretinato.
2) Por acción tópica:
a) antifúngicos: griseofulvina, ketoconazol;
b) colorantes: acridina, eosina, azul de metileno, azul de toluidina, azul 35, fluoresceína, rosa de caña, difeniletileno (estilbeno), rojo neutro;
c) derivados del petróleo: carbón, creosota, pescado, benzo (a) pireno, antraceno, fenantreno, fluorantreno, ß-metilantraceno;
d) fitofotodermatitis: furocumarina, psoraleno, familia de umbelíferas: apio, perejil, zanahoria, (compositae) crisantemo, girasol.
Plantas de las familias de moraceae (higo, jackfruit, breadfruit) y rutaceae (cítricos en general);
e) fragancias: metilcumarina, almizcle ambrete;
f) filtros solares: PABA y gliceril-PABA, oxibenzonas, parsol, eusolex, benzofenonas;
g) temas halogenados: tribromosalicilanilida (TBS), triclorocarbanilida (TCC), n-butil 4.clorosalicilamida, hexaclorofeno;
(h) otro: ciclamato,
Isotretinoína x blanqueamiento dental: CONCLUSIONES / HIPÓTESIS / SUGERENCIA DE CONDUCTA. La radiación LED a la piel en pacientes tratados con Roacutan® u otra isotretinoína genérica imita la exposición al sol ya que la longitud de onda del LED está incluida en el espectro visible de la luz. La isotretinoína promueve la fragilidad de la piel (Williams; Elias, 1981; Elias et al., 1981) contraindicando la depilación y la cirugía en al menos 6 meses (Layton et al., 2006). Además, según el Ministerio de Salud (Anexo 3), la isotretinoína es un agente que puede causar una reacción de fotosensibilidad, es decir, en combinación con la luz puede causar una reacción fototóxica o fotoalérgica. Si bien algunos estudios indican que solo el protector solar ya es suficiente y que muchos pacientes no informaron problemas de la piel durante el tratamiento de verano con Roacutan® (Kunynetz 2004), todavía hay una falta de evidencia que demuestre que el uso de protector solar en la región a tratar. irradiado con el LED durante el blanqueamiento dental es suficiente para evitar daños en la piel. La dosis y el tiempo de exposición influirán en los efectos causados, sin embargo, la incidencia local durante al menos 20 minutos podría desencadenar alguna reacción. Debido a la falta de estudios que investiguen la acción del LED y su tiempo de irradiación capaz de desencadenar la reacción, es de sentido común contraindicar el blanqueamiento dental en pacientes tratados con Roacutan. El tiempo mínimo después del final del tratamiento debe ser de 1 mes, lo que lleva a que el medicamento se elimine por completo del cuerpo.
Nota: – Existen muchos estudios en la literatura que usan isotretinoína para el tratamiento de la piel fotodanificada. – La mayor parte del trabajo relacionado con la odontología estudia los efectos teratogénicos de la isotretinoína en la formación dental, el paladar, etc. – No encontré ningún trabajo que relacione directamente el blanqueamiento dental con el uso de isotretinoína.

No. Las resinas compuestas están compuestas de monómeros y cargas vítreas, pero son estas partículas vítreas las que influyen en el tiempo de fotoactivación debido a los diferentes mecanismos de interacción con la luz emitida por la luz de curado. Las resinas nanoparticuladas y microparticuladas requieren un mayor tiempo de activación (40 s) que las resinas híbridas y microhíbridas (20 s).

Sí. Una mayor opacidad dificulta la penetración de la energía de la luz en profundidad, por lo que un tiempo de fotoactivación más prolongado o una alta intensidad de luz es esencial para un fotocurado adecuado. La dentina o los colores opacos generalmente requieren 40 segundos de fotoactivación, mientras que los colores del esmalte generalmente son 20 segundos.

La intensidad de la luz puede entenderse como la cantidad de fotones (unidad de energía luminosa) que se mide en la punta óptica de la luz de curado. La potencia óptica generada por el dispositivo se da en milivatios. Mientras más potencia – fotones (mW) por unidad de área (cm²) se emite a través de la punta de fibra óptica, mayor será su intensidad de luz o irradiancia (mW / cm²).

Sin lugar a dudas, la intensidad de la luz es importante, pero tan importante como esta es la calidad de la energía luminosa emitida por el dispositivo. La calidad del haz de luz azul es esencial para que los materiales resinosos logren sus propiedades ideales al final del fotocurado.

La calidad de la luz está relacionada con las longitudes de onda (nanómetros – nm) emitidas por la luz de curado, que determinará el tono azul del haz de luz. El endurecimiento de un material solo ocurre si la luz del dispositivo es absorbida por sustancias fotoiniciadoras presentes en adhesivos, resinas y cementos. Al absorber la luz azul, los fotoiniciadores generarán los radicales libres que iniciarán el proceso de polimerización. Por lo tanto, cuanto mayor sea la pureza de la luz azul generada (calidad), más eficiente será el fotocurado.
Es importante mencionar que, si bien la gran mayoría de las resinas y cementos usan un fotoiniciador llamado alcanforquinona, que tiene el pico de absorción a 470 nm (nanómetros), hay algunos otros tipos de fotoiniciadores que tienen picos de absorción más bajos (entre 415 y 425). nm). Solo unas pocas unidades de fotopolimerización que utilizan tecnología LED son capaces de curar estas resinas y cementos, y son aparatos caros e importados.

Si no encuentra su pregunta arriba, complete nuestro formulario y nos pondremos en contacto con usted

Estado:
Cidade:
Área:
Assunto:
Possui Equipamento?SIMNÃO

Telefono: +55 16 2107-2318
Whatsapp: +55 16 99606-2858
E-mail: contato@nupen.com.br